Conectarse

Recuperar mi contraseña

Tag Board




Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Fantaghiro el Mar Ago 04, 2009 6:07 am

No es ayuda economica, jamás les pediría eso *.*
Lo que pasa es que siempr ehe pedido un piano y msi papa jamás me lo comprarían porque es muy caro entonces desde al año pasado desisti con el piano b(Me lo comprare yo misma ¬¬xD) y lesie con un hermoso violin, a lo que siempre respondian riendo, pero el otrodía me dijieron "Primero tus estudios" ¿Quieren que me la pase entre cuadernos todo el maldito día? Tengo buen promedio que más quieren ¬¬ entonces me enfadé peor luego entendi también que si mis papas pudieran comprarmelo lo harían... pero no hay dinero con suerte para comer, entonces me puse pensar en la operacion de mi mami, mi colegio, y todas las cuotas que debemos... y quiero ayudar !!! entonces vi un concurso de historia de terror, y coo amo escribir (No por eso quiero decir que lo haga bien -.- xD) pense en concursar por 250 mil pesos y dos pasajes gratis a Stgo (Podre verlos *.* y ver a otra gente tambn!!!! es lo mejor dl premio!!!)entonces participare con dos historia, la 1ª ya ta lista, la 2ª va en progreso, me gusta mucho mas q la primera. El gran favor es que me la revisen y me den criticas constructivas para poder ganar,así comprarmi violin, ver a muffin´s, ver a mis CC, ayudar en mi casita con el dinero, pagar la operacion de mi mami... =)
Porfavor *.*

(El texto debe tener una extension max de 5 hojas)

La historia viene en mi sgt mensaje, pro q el foro me dio q el texto era demasiado largo xD

Fantaghiro
Mad soul

Cantidad de envíos : 301
Edad : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Fantaghiro el Mar Ago 04, 2009 6:08 am

La
mente humana es probablemente el órgano más complicado que existe. En ella se
encuentra toda la información – que necesita ser estimulado para salir a luz –
todo el saber. Allí se hospedan tanto
los sentimientos más hermosos que puedan llegar a existir como aquellos capaces
de pudrir cuanto ser toquen. En este órgano, radica toda aquella información
que tarde o temprano dictara si alguien se convierte en una persona exitosa y
saludable o en un ente devorado por sus propios tormentos y; perseguido y aniquilado por su propia sombra.
Basado en todo esto, se es posible decir que la mente humana es equivalente al
mayor centro de poder; si se conoce.



Pero
este no es el caso de la joven de cabellera larga, brillante como la seda y
negra como el fondo de un misterioso pozo; que miraba nostálgicamente hacia la
ventana. La forma de sus ojos resultaba vagamente familiar a los de un gato, y
eran de un color café claro; su piel era apenas unos tonos más oscura. Su
nombre era Valentina Gonzales, se había mudado recientemente a Concepción; una
ciudad localizada en la VIII región. A Valentina el lugar nunca le había
gradado; porque tanto en el día como en la noche el lugar siempre estaba
atestado de gente; en el primero sus protagonistas eran en su gran mayoría
personas superficiales y vánales que pasaban el día entre tienda y tienda; en
el segundo y ultimo sus personajes eran jóvenes en busaca de diversión, de
música y alcohol. No obstante, su opinión no fue tomada en cuenta al momento de
venir. Sus amigos la habían obligado, con el argumento de que era lo mejor para
su salud.



Valentina,
les estaba agradecida por su preocupación, sin embargo no los consideraba
amigos, apenas los conocía y la amistad requiere de más tiempo. Aunque ellos
decían conocerla de hace años. Ciertamente estaba confusa, quizás sus dudas se
disiparían si lograra recordar algo. Antes del 27 de Octubre su memoria parecía
haber sido borrada y cuando pregunto sobre ello a sus amigos, la reacción no
fue lo que hubiese esperado.



-¿Qué
paso?



-¿Qué
paso cuando? ¿Con que? – A Valentina el falso tono de ignorancia le resultaba
bastante irritante.



-
Que pasó el 27 de Octubre.



Abrieron
sus ojos lo máximo que pudieron y sus rostros se llenaron de pánico. Acto
seguido sus miradas se voltearon hacia ella adoptando una postura cariñosa,
protectora y maternal; algo que Valentina no necesitaba y encontraba patético.



No
había vuelto a pregunta sobre aquello a sus amigos, decidió que quizás su tía
podría saber, pero cuando le preguntó esta actuó de la misma manera que los
demás.



No
tenía a quien mas recurrir y solo deseaba
recordar todas las noches despertaba exaltada y con lagrimas
en sus ojos, mas no podía deslumbrar a que se debía. Por otra parte se sentía
como una tonta caja vacía, solitaria, triste, desolada, esta perdida en un
retorcido laberinto sin final y cada intento que hacia por recordar terminaba
en un agudo chillido que provenía de su cabeza para luego convertirse en un
dolor agudo e insoportable, daba la aterradora impresión de clavos siendo
incrustados en tu cráneo. Pero mas insoportable era la pregunta que se había
hecho cada minuto, durante todo un mes ¿Cómo saber quien soy, sino se quien
fui?



Cinco
días después de haber hablado con su tía valentina comenzada a desistir, se
preguntaba cada vez mas seguido si no seria mejor abandonar el ferviente deseo
de saber quien era y comenzar una vida totalmente nueva. De no haber sido por
un extraño anciano, ella estaría ahora trabajando y viviendo feliz.



-Disculpe
jovencita – llamo un extraño hombre era anciano, estaba tan arrugando, como si
hubiera pasado horas en el agua – tengo lo que necesita



-¿perdón?


-Esto
– extendió sus manos hasta depositar una extraña píldora en las mano de
valentina – esto le ayudara a recordar, la internara en el mundo de los sueños,
le dará acceso total a su mente. Cuándo se encuentre allí, busque un baúl, el
baúl de la inconsciente. Si logra abrirlo todos los recuerdos serán liberados.



Ese
mismo día por la noche, valentina decidió probarlas. Encendió la radio, una
triste melodía comenzó a sonar, se llamaba My Skin, y era de Natalie Merchant.
Se recostó en su suave cama y cuando su viejo reloj dio las 12 am tomo aquella
misteriosa píldora. Luego de tres minutos comenzó a sentir un leve cosquilleo,
como si cientos de hormigas caminaran sobre el. A medida que el tiempo pasaba
el cosquilleo aumentaba, primero en los pies, luego en el estomago, hasta
finalmente apoderarse de todo su cuerpo. Después debió de haber caído en un
sueño, porque despertó en un lugar totalmente nuevo para ella. Un lugar con un
aspecto siniestro. Lo único que se veía era oscuridad, a los lejos unos arboles
envenenados, marchitados y tan negros
como el mismo lugar. No había ruido, todo se hallaba en perfecto silencio. Un
frio recorrió la espalda de Valentina, su corazón comenzó a acelerarse tenia
miedo. Sintió un objeto helado en sus manos, era las llaves.



El
viejo loco tenía razón, pensó con cierta ironía.



Una
vez que sus ojos se acostumbraron a la oscuridad, emprendió la búsqueda de
aquel baúl, no fue necesario caminar mucho se hallaba tan solo a unos paso de
ella. Toco el baúl era suave y aunque de tamaño pequeño era lo suficientemente pesado
para que cien luchadores no se lo pudiesen.



Antes
de meter la llave, ella rio. La situación era graciosa, se había trasladado a
su propio cerebro, a su propia mente. Imagino a su cuerpo adormecido y a ella
misma (como un clon) en miniatura caminando por un montón de sesos.






Finalmente
metió la llave, y del baúl comenzó a salir una extraña y enceguecedora luz al
mismo tiempo que se meció bruscamente. Algo o alguien quería salir. Valentina levanto
la tapa. Nada… hubo una silenciosa “nada” durante unos largos segundo. Luego el
viento soplo con fuerza y del cofre comenzaron a salir, los más vividos colores
y olores, las más hermosas letras y sonidos.



El
extravagante anciano había olvidado advertirle que solo debía dejar salir los
recuerdos que necesitase. Aquel baúl contenía un gran todo, no habría recuerdo
que no hubiera sido almacenado incluso aquellos de cuando estábamos en el
vientre de mama; nuestros deseos y sentimientos mas oscuros también estaban
allí y por su puesto pleno conociendo sobre todo tema. Aquel baúl era la caja
de pandora en persona, si es que todo su contenido era liberando al mismo
tiempo. Tanta información era capaz de
destruir hasta al ser más fuerte.



Una
vez que el baúl se serró de golpe, valentina miro a su alrededor con la tierna
esperanza de ver todo sus recuerdos borrados y; por supuesto, de que su mente
se halla vuelto un lugar más agradable. Sin embargo no fue eso lo que sus ojos
vieron; los arboles conservaron su negrura pero ahora de sus hojas caían finísimas
gotas de sangre. Sobre ellos se levantaba un furioso cielo, de un morado claro
y brillante. El suelo que pisaba estaba bañado por la misma sangre que provenía
de los arboles. A lo lejos se podía ver una cascada y aunque el agua era
cristalina, arrastraba el cuerpo ya sin vida de una joven mujer, lo único que
estaba a salvo eran las flores que expelían un dulce aroma.



Valentina
se acerco lentamente a una rosa azul y aspiro suavemente el exquisito aroma.
Cerró los ojos y se vio a si misma, su manos sujetaba una pistola sobre su
cabeza y estaba a punto de jalar el gatillo cuando una mujer entro a su
dormitorio. Escucho un disparo y un sonido fuerte que provenía de la cabeza de
aquella mujer al ser golpeada contra el suelo; había sido ella, su manos apuntaba
a esa dirección, ella le había disparado a la mujer. Volteo el arma hacia ella
de nuevo y disparo. Segundo más tarde un joven policía entró decidido a
llevarla al hospital; su intento de suicidio había sido un rotundo fracaso.



Abrió
los ojos, lagrimas recorrían el camino de sus mejillas. Volteo la mirada, el
cuerpo en el agua era el de la mujer a la que supuestamente le había disparado.
Cortó la Rosa y vio lo que hubiese deseado no ver, en la hoja, una fecha; 27 de octubre del 2008. Lo que había visto no
era fruto de una excesiva imaginación, era un recuerdo, aquel que nadie se
había atrevido a decirle.



Valentina
estaba decidida a desenterrar más recuerdos. Un tulipán rojo llamo su atención;
12 de Noviembre de 1990; tenía la tierna edad de seis años, su padre había
bebido nuevamente y le había desfigurado el muslo derecho enterrándole cuantas
veces pudo un viejo y oxidado tenedor. Abrió los ojos, las cicatrices seguían
allí. Al lado de aquel tulipán, una margarita morada capto su mirada; 15 de
Enero de 1993; era de noche, tomo un cuchillo de la cocina, su padre dormía
profundamente, efecto del alcohol. Sin pensarlo dos veces, enterró el arma en
el pecho de el.



El
cielo oscureció, no había rastros de luz. Valentina se acurruco, cerca de una
roca, las grimas no cesaban de salir de sus ojos y era presa de un miedo sin
igual.



-Querida
– llamo un hombre. Valentina apretó más sus piernas contra si.



-¿Quién
diablos esta ahí?



-Soy
yo, querida.



Era
él, su padre. Llevaba su pecho ensangrentado y sus labios formaban una
retorcida sonrisa, sus ojos expulsaban llamas de un genuino odio. Se acercaba a
paso lento. Valentina querría correr, más sus piernas no respondían a este
impulso. Una manos helada golpeo su hombro, se volteo asustada, eran sus amigos
Laura, Ángela y Martin. Vestían de negro, sus ojos tenían la misma aterradora
expresión que los de su padre, no tenían ni cejas ni nariz; tampoco brazos.



-Nos
preocupamos por ti; te queríamos, pero tu solo nos utilizaste. Nos encontrabas
patéticos y solo estabas con nosotros porque te impedíamos pensar. Ya no
tenemos brazos para nosotros, te lo dimos a ti, para poder cargarte. Te dimos
todo y ni siquiera recibimos un simple y amable “gracias” – Sus voces en coro,
solo aumentaron el miedo que ya estaba en Valentina.



Miro
a su derecha; la mujer que mato, la mujer del agua se acercaba con demasiada
rapidez. Estaba blanca como el mármol y sus labios eran siniestramente azules.



Miro
a su izquierda; sintió las manos de alguien tocándole los tobillos, eran las
manos sin cuerpo de sus amigos.



-¡Quiero
salir! ¡Déjenme salir!



-
Despierta y saldrás… -Dijo una voz extrañamente pacifica.




Pronto la oscuridad volvió. Su padre, sus amigos, la
mujer. Todos, había desparecido, aprovecho el momento para corres; correr y
correr sin rumbo alguno, solo con el hermoso e inocente anhelo de escapar. Pero
cayó rendida, cuando unas manos invisibles arañaron su cuerpo, a ellas se
sumaron muchas más.






Dos
días antes; en una habitación blanca
como la nieve, decorada apenas por unas cuantas velas y libros – nada de
recuerdos – se escuchaba la triste melodía de una canción llamada My Skin, la
dulce voz de la mujer recitaba “And catch your death” Irónicamente Valentina decía algo parecido
en algún lejano lugar.



En la cama; el cuerpo de una joven de de cabellera larga, brillante como la seda y negra
como el fondo de un misterioso pozo. La forma de sus ojos resultaba vagamente
familiar a los de un gato, y eran de un color café claro; su piel era apenas
unos tonos más oscura.



Minutos
más tarde, un equipo de paramédicos entra por la fuerza al dormitorio. Ha
pedido de una vecina que había escuchado un horrible grito.



-¿Tiene pulso? – preguntó el más joven.


- Muy leve.


- ¡Pero no despierta! ¿Va a morir?


-
Si es que no llevamos a tiempo al hospital. Súbela luego a la ambulancia.
Siempre me he preguntado porque jovencita tan bellas terminan suicidándose.



Dos
días después; la tía de Valentina, una mujer que bordeaba los sesenta años, de
cabello rojizo y ojos azules como el fondo marino, visitaba la clínica en la
que su sobrina se hallaba.



-¿Cómo
esta, doctor?



-Estable.


-¿Cuándo
despertará?



-Esta
en coma, señora. Pueden pasar meses y en el peor de los caso, años.



-¡Pero
despertara cierto!- Sus ojos comenzaban a brillar, se había prometido a si
misma guardar la compostura, peor ahora le resultaba una misión imposible -
¿Qué probabilidades hay de que despierte…?



-¿Con
sinceridad?



-Por
favor.



-El
daño cerebral es muy grave y parece ir aumentando con los días. Las
posibilidades son pocas. Pero tengamos fe, solamente esta dormida,
probablemente este soñando con cosas hermosas…

Fantaghiro
Mad soul

Cantidad de envíos : 301
Edad : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Lady Kya el Mar Ago 04, 2009 7:04 am

MI NIÑA LINDAAA!
tu historia está genial
me encanta, te apoyaré en lo que sea.
Me muero por conocerte! De hecho, te pagaría el pasaje.
Si necesitas donde quedarte, ya lo sabes.
Nos paseamos por CC y Asylum =)
Te quiero

Lady Kya
Gothic Lolita

Cantidad de envíos : 40
Edad : 26
Localización : Providencia
Fecha de inscripción : 04/08/2009

Ver perfil de usuario http://lady-kya.livejournal.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Fantaghiro el Mar Ago 04, 2009 8:52 pm

Aw, que eres linda Kya!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! =P
Ahora estoy terminando la segunda aunque me cuesta escribir porque ayer un niño me apreto mi dedito y ahora me duele Sad xD

Fantaghiro
Mad soul

Cantidad de envíos : 301
Edad : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Luna el Mar Ago 04, 2009 9:49 pm

OMG! OMG! XD (sabia que kya era de CC XP ) me atrapaste con la hiostoria de una! esta buenisima *-* la forma en que narras me encanto *-* eso si algunos errores, que quizas pasaron al poner la historia en el post XP pero aw te juro q me encanto ^^ y espero puedas ganar, por q estoy segura q nada mas me gustaria ganar, con semejantes premios... animo!

Luna
The Bloodiest Crumpet

Cantidad de envíos : 1107
Edad : 24
Localización : Aysen, mi paraiso e infierno personal D:
Fecha de inscripción : 13/05/2009

Ver perfil de usuario http://vampirekisseschile.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Fantaghiro el Mar Ago 04, 2009 11:42 pm

Aw, muchisimas gracias *.* ahora acabo de terminar el segundo *.*

Fantaghiro
Mad soul

Cantidad de envíos : 301
Edad : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Violet_ el Miér Ago 05, 2009 3:03 am

ta buena su historia mujer!
me gusto harto
tiene algunos detalles, algunos de ortografia o lo tipico cuando uno escribe " la cosaS" o "laS cosa".

tb donde dice: "un extraño hombre era anciano" como q no cuadra, algo de puntuacion parece. Pero aparte de cosas asi, esta muy bueno, asi q no qda mxo mas q desearte suerte y éxito

Violet_
The Bloodiest Crumpet

Cantidad de envíos : 1126
Edad : 28
Fecha de inscripción : 18/09/2008

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/eiseg_blut

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Fantaghiro el Miér Ago 05, 2009 3:56 am

Gracias por corregirme Violet, no me había percatado ... del hombre y que suena raro xD Si no me dices lo hubiese pasado desapercidido ¡Mi gracias!!

Aqui la otra.






Traidora!


-¡Cállate,
tu no entiendes nada!



-Si entiendo y por eso te pido que salgas – Suplicó un hombre que
bordeaba los treinta años, de aspecto varonil y fuerte. Su voz se iba haciendo
más baja con cada palabra, como si con cada una de ellas se le fuera un poco de
vida.


Una vez que la mujer salió se tumbo en el sofá, dejándose derrumbar,
entregándose al dolor y al llanto. Repasó antiguas fotos familiares y parecía
que las lágrimas no cesarían jamás de salir, cada foto nueva era una lágrima
más derramada. Hasta que por fin se detuvo en una foto; en ella se reflejaba
una mujer de cabello rubio, facciones finas pertenecientes a los más dulces
cuentos de hadas, poseía una mirada escrupulosa, él adoraba cuando sus azulados
ojos le miraban fijamente. Comparó el dulce pasado con el amargo presente,
ahora aquella mujer sonriente acababa de golpear la puerta enojada, herida y
humillada.


No, el presente era muy doloroso para él, desearía haberse quedado en el
tierno pasado, donde la vida no era más que juego, sonrisas, ciego amor…


Arrugo la foto, de sus ojos salían llamas de odio, de furia, de poder.
No entendía porque ella le había hecho eso, porque su dulce Verónica le había
roto el corazón de esa manera.


Todo se remontaba a aquella fotografía, había sido un 22 de Septiembre,
el sol iluminaba vivazmente y ellos veían la televisión, abrazados. Alguien llamo a la puerta, él bajo y entonces
deseo no haberlo hecho, le llegaba la noticia que tanto le había aterrado: Era
infértil. Nunca se lo había contado a su
amada, bueno, al menos hasta hace tres días atrás, cuando ella descaradamente
le comunicó la noticia de que iban a ser papas. ¡Que descaro más grande! El,
enfadado le dijo toda la verdad, ella avergonzada se limito a confesar también.
Le había engañado, con el primo, si con el primo de su marido…


Volvió a la realidad, volvió al desgarrador presente. Esa noche se fue a
acostar más temprano de lo habitual,
sentía que le faltaban ganas para seguir con su característica energía.
Al principio le fue dificultoso conciliar el sueño, pero a medida que los
minutos avanzaban sus ojos se iban cerrando hasta caer en un aletargado sueño


El reloj marcaba las dos y media cuando un sonido estremecedor lo
despertó. Bajó con cautela, temía que fuera algún ladrón, el sonido había
venido de la cocina, por lo que se dirigió hacia allí, no obstante una sorpresa
le aguarda. Nada. No había nada allí, todo estaba intacto, la luz seguía
apagada, las ollas en su lugar, aquella cruz que colgaba seguía tan
perfectamente posicionada como siempre lo había estado y entonces…bam… el mismo
sonido ¡de la misma cocina! Sus ojos ya se habían acostumbrado a la oscuridad y
podía ver que nada su movió, pero el sonido estaba… bam, esta vez el sonido
venía de arriba, de su pieza.


Sintió como su corazón latía más a prisa, bombeando torpemente sangre
hacia todo su cuerpo… sus pies tomaron vida propia y lo condujeron hacia su
pieza… el no quería, sentía hielo en su corazón, confusión en su mente, pero
sus piernas hacían caso omiso a el corazón y la mente


El caminó se le hizo lentísimo, pero no eterno. Dirigió su mirada a la
confortable cama que minutos antes le brindaba dulce sueño. Ahora no, ahora
brindaba temor y desconfianza.


Dos puntos rojos estaban sumergidos en una inmensa oscuridad, no se veía
absolutamente nada y tampoco se oía nada. Marcos – porque así se llamaba –
tanteo el borde buscando desesperadamente sus lentes; no los encontró. Con miedo avanzó hasta los
puntos rojos, y cuando su mano estuvo cerca un fuego se apoderó de él, quemaba
por dentro, ardiendo. Era algo poderoso, demasiado… para él… un simple humano,
frágil como las alas de una pequeña mariposa. Quito su mano con rapidez
llevándosela inconscientemente a la boca, el ardor seguía, penetraba sus huesos
y robaba su alma…


A la mañana siguiente no recordaba nada, bueno…casi nada, la última
imagen que se había creado en su mente como marcada por fuego era la de dos
puntos rojos que le amenazaban… pero Marcos sabía que eso no era lo ultimo que
había pasado, pues una amenazante mirada no explicaría el desorden de su
dormitorio, ni el hecho de que el colchón de su cama estuviera quemado, mucho menos revelaría el porque su mano
estaba cubierta de sangre...


Se dirigió al baño, lavando cuidadosamente su mano. Buscó con suma
delicadeza cualquier mínimo signo de daño. Nada, jamás había estado tan
limpio...tan sano… como ahora… comenzó a cuestionarse el hecho de que su
habitual insomnio estuviera afectando más de la cuenta su vida normal…


El resto del día continuo de la manera habitual, cocinar, trabajar,
tocar su amado piano y ver antiguas fotos, había conseguido borrar de su mente
todo lo sucedido, se le daba bien olvidar aquello que le desagradaba.


La noche llegó con una negrura de increíble espesor, las estrellas
parecían haber perdido su blancura y la luna estaba cubierta por unas
espantosas nubes. Una sensación de miedo se apodero del, se metió en la cama
como un pequeño niño al que sus padres acaban de regañar con extremada rudeza,
o como un niño que cree que del armario saldrá un horrible monstro…


Cerró los ojos cruzando los dedos
para pronto adentrarse en un relajante sueño; de pronto todos sus temores se
habían hecho trizas…se había trasladado a un lugar de su niñez, donde no
existían preguntas sin respuestas, donde el mal estaba demasiado lejano como
para siquiera rozarlo…


Bam.


Se despertó sobresaltado e inconscientemente llevo ambas mano a su
pecho, algo se había caído en la cocina, al igual que la noche anterior; esta
vez no iba a bajar… se recostó nuevamente y cerró los ojos, pero como ser
humano que era, la curiosidad le gano…


Nada. Examinó por todos los rincones de su dormitorio, hasta que por fin
vio algo extraño, algo que parecía mirar desde la ventana… se acercó con cierta
timidez… y sus ojos vieron lo que no desearían haber visto…


Si, tenía cuerpo de persona. Pero
todo lo demás provenía de algún infierno… Su piel era blanca como la nieve,
aunque poco se alcanzaba a ver de ella, pues estaba cubierta por enormes
cicatrices de quemaduras. Marcos recordó un programa sobre niños mariposas…era
una enfermedad que afectaba a la piel haciéndola extremadamente frágil y esta
se iba cayendo; “Vivir sin piel”. Pero este no era el caso, el mismo ser era
quien se arrancaba (O quemaba) la piel. Sus ojos eran del mismo aterrador rojo,
parecían ser llamas de furia esperando lamer a su próxima victima… Cabello…no
tenía… y la características más llamativa de sus manos era la de sus
extremadamente largas y afiladas garras, como las de un depredador…


Marcos sintió una tristeza, un vacío, un odio en su corazón capaz de
devorar almas enteras… ciudades… civilizaciones…necesitaba alejarse de esa
imagen…o de lo sea que fuera. Se dio media vuelta, pero la helada y pegajosa
manos del ser le sujeto, con una fuerza increíble…


-No tengas miedo – Susurró y de su boca salió probablemente el más
apestoso olor que Marcos halla olido – Volveré.


Se esfumo, no había nada más allí que la espesa niebla. Marcos volvió a
la cama pero no pudo volver a conciliar su amado sueño…


A la mañana llamó a Verónica, su mujer. Le dijo que la perdonaba y que
volviera, aunque la verdadera razón era que no deseaba estar una noche más
solo.


Su esposa iba a llegar en dos horas. Dos horas que para Marco fueron una
tortura.


Hizo la llamada a las 1:00 pm…


A las 1:30 pm, fue al baño, se
mojo la cara. Cuando se enderezó la misma fría mano toco su hombro. Sintió como
recorría cada vertebra de su columna, y de pronto la caja de pastillas se lanzó
(O la lanzaron) contra el espejo. Marcos corrió rápidamente hacia al comedor,
donde se acurruco…


2:00 pm; seguía en el comedor, balanceándose, tomando sus piernas y
aferrándola delicadamente pero a la vez con fuerzas, como si quisiera sujetarla
para que nadie se las arrancase.


2:30 pm; la tenebrosa figura jugaba con el, apareciendo y desapareciendo a su alrededor, tocándolo y
no tocándolo. Marcos lloriqueaba, quería salir, gritar, correr, desaparecer,
pero nada respondía a estos estímulos…
Mandaba desesperadamente mensajes a su cerebro, pero este no procesaba nada…
fue como si de pronto sus neuronas hubiesen dejado de hacer sinapsis…


2:45 pm; las luces comenzaron a prenderse y a apagarse, los objetos
volaban por los aires, las hojas de su trabajos- de horas de trabajo y
trasnochar – se rompían en mínimos cuadraditos. Toda vida se marchitaba,
aquellas hermosas rosas que le había regalado su madre para su cumpleaños se
tornaban café y sus pétalos caían frágilmente, lo mismo pasaba con todas las
demás plantas que tenía. Cada vez que el ser se le acercaba a menos de un metro
de distancia, le quemaba… extrañamente sin dejar cicatriz alguna…pero le
quemaba, el sentía el ardor ,el dolor, las ganas de gritar y morir… No lo
soportaba más…


Cuando sus piernas por fin reaccionaron, supo claramente que hacer.


Cuando era un niño de apenas siete o más año de edad y sus padres
discutían, el solía involucrarse en un mundo muy lejano: el de los libros. Y
así olvidaba todo, así era como de pronto la voz de sus padres – mejor dicho
los gritos – cesaban. Se encontraba en un mundo nuevo, donde el era un espectador
activo, donde la magia existía y llenaba
su corazón de una manera increíblemente única y especial.


Se dirigió al estante y saco el primer libro que encontró, uno de
psicología. Titulado “El yo, el ello y el súper yo” Pero la fuerza le empujo,
el libro cayo abierto y cuando iba a recogerlo el timbre sonó.


Respiro profundamente, ahogando el dolor de las quemaduras no visibles…


-¡Que desorden! Pareciera que ha pasado un tornado por aquí…


El no sabía que decir. ¿Explicarle que un ser más parecido a un monstro
que a un hombre había hecho esto? No, ella jamás le habría creído, aunque el se
lo hubiese jurado. Por lo que se limitó a invitarle a pasar.


-¿Te volviste loco, Marcos?


-No hagas más preguntas…- susurró – Te prometo que limpiaré.


-Gracias… - Susurró ella, conmovida… mientras sus brazos se entrelazaban
en el cuerpo de él.


-Pasa, toma un té. El agua esta hirviendo en la cocina.


Casi empujo a su Verónica a la cocina, en el intento desesperado de
salvar del horrible ser que estaba detrás de ella… No se iba a ir, no le
importaba nada ni nadie…lo acompañaría para siempre…


-¿Estas bien?


-Si, si claro… - respondió el pasándose la mano por el pelo.


Se sentó al frente de Verónica, ella sirvió un caliente y exquisito té,
como siempre lo preparaba.


-¿Lo ves?


- ¿Ver que, Marcos?


-Nada… nada…


Aquel nada, era la mentira más estúpida que había dicho, “el” estaba
allí sentado entre los dos, en aquel puesto vacío que siempre Marcos había
detestado… el estaba allí… acercándose a Marcos, quemándole, como siempre hacía
cuando estaba demasiado cerca de el, llevándose su alma, apoderándose de cada
célula de el.


-Marcos dime que pasa – Exigió ella… al ver la expresión de terror que
poseía su marido.


Y de pronto, el ser se para bruscamente, la expresión de su esposa
cambio, desde la más tierna preocupación a un grito ahogado de terror.


Lo vio, pensó.


Marcos, no podía hacer nada, la figura se abalanzaba hacia ella con
pasos agigantados… una vez que la tuvo acorralada, clavo cuantas veces le fue
posible un cuchillo.


Había sangre, sangre por todos lados. Finalmente Marcos se pudo mover,
la criatura ya no estaba, se arrodillo frente al cuerpo mutilado de su
Verónica. Cuando levanto la vista… la imagen que se reflejo era la de alguien
de piel blanca como la nieve, cubierta por enormes cicatrices de quemaduras.
Sus ojos eran de un aterrador rojo, no
tenía cabello y la características más llamativa de sus manos era la de sus
extremadamente largas y afiladas garras. ¡Era el extraño ser! ¡El era el ser!


Reviso sus manos, allí estaba… sostenía la ensangrentando arma, con la
mano rasgada; supuso que el mismo se había flagelado el primer día que vio la
criatura… ¿Cómo no lo pudo ver? Si hubiese sabido no hubiera llamado a
Verónica…



-¡Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooo! –
Grito. Un grito del alma, un grito desgarrador.








En el comedor, yacía el libro de psicología, la página abierta rezaba la
siguiente frase:


“El ello: Es la parte primitiva, desorganizada e
innata de la personalidad. Son impulsos, deseos, desbalances. En las personas
que predomina el ello, pueden llegar a convertirse en asesinos. Hay ocasiones
que el ellos o la parte malvada de una persona queda escondida, reprimida y
esta estalla con todo su potencial cuando un hecho traumante o amenazador le
ocurre”


¿Era eso lo que
le había ocurrido al pobre Tomas? ¿Su ello se había activado cuando supo de la
infidelidad de la esposa? ¿Se había apoderado lentamente de si?


¿Será que todos somos capaces de matar?
¿Nuestro ello será tan fuerte como para dominarnos?

Fantaghiro
Mad soul

Cantidad de envíos : 301
Edad : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Violet_ el Miér Ago 05, 2009 4:46 am

me di cuenta de un detalle!
al final le cambiaste el nombre de Marcos a Tomás.
aparte de eso, todo excelente, muy buena historia, me mantuve en suspenso mientras leia y crei q seria algo mas bn del tipo paranormal, pero al final me sorprendiste

Violet_
The Bloodiest Crumpet

Cantidad de envíos : 1126
Edad : 28
Fecha de inscripción : 18/09/2008

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/eiseg_blut

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Fantaghiro el Miér Ago 05, 2009 4:51 am

Cuek :/ lo areglaré ensgeuida antes que se me olvide. A la mujer también... le había puesto Catherine primero y despues le puse Verónica xD

Fantaghiro
Mad soul

Cantidad de envíos : 301
Edad : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Muffins me ayudan a viajar a Stgo?

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 12:40 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.